ESART

Batallón de Artillería No. 9 "Tenerife"

Historia Unidades de Artillería

01 de enero de 2010

Esta insigne unidad táctica de artillería nació con el nombre de Grupo de Artillería “Berbeo”, mediante el Decreto 2552 del 15 de octubre de 1936, con la siguiente dotación del personal: 16 oficiales, 4 empleados militares, 71 suboficiales, 4 trompetas, 273 soldados y 11 auxiliares. Se le fijó como guarnición la población de Garzón, Huila, pero debido a que esta población no ofrecía las garantías necesarias para la instalación de la unidad, es estableció en la población de Gigante del mismo departamento.
Su primer comandante fue el señor Mayor Rafael Sánchez Amaya, quien fue sucedido por los señores: Teniente Coronel Gabriel Q. Collazos, y Mayores Gonzalo Fajardo P., Julio E. Bernal y Aníbal Galindo a quien le correspondió trasladar el grupo a la ciudad de Neiva, guarnición que orgullosamente ocupa desde mediados de 1941. Al acantonarse en la capital opita ocupó las edificaciones del Camellón de las Delicias.

En el mes de enero de 1949 fue cambiado su nombre por el de “Tenerife”, en memoria de aquel pueblo del departamento del Magdalena, fundado en 1536 por el Capitán Francisco Enríquez, y que fuera escenario de la victoria militar alcanzada por los Generales Hermógenes Maza y José María Córdova sobre las fuerzas realistas en el amanecer del 25 de julio de 1820

En su momento se llevó el terreno de la discusión el hecho de que la unidad de artillería ostentara el nombre de “Tenerife”, rememorando una acción de armas de la cual no existe memoria de empleo de la Artillería. Sin embargo, es importante tener en mente unos hechos que se construyeron en el antecedente inmediato para tomar la decisión de adoptar dicho nombre.

En el año de 1932 la Artillería dio su aporte al Ejército en su lucha contra los invasores peruanos. Entre las unidades del Arma que pusieron sus cañones al servicio del esfuerzo de guerra de la Nación se destacaron las baterías “Tenerife” No. 1/6 “y” Tenerife 2/6 “extractadas del grupo de Artillería “Bogotá”. Estas unidades fundamentales, destinadas la primera a Caucayá y la segunda a operar la artillería de los pequeños barcos cañoneros, cumplieron labor digna de encomio. Y rivalizaron en heroísmo y abnegación con sus compañeros infantes, realizando hazañas que hoy hacen parte del patrimonio histórico del país.

De otra parte, el nombre de “Tenerife” distinguió también a otra unidad artillera en el año de 1934. Fue en esta ocasión a la batería de costa “Tenerife” que en ese entonces prestó sus servicios en defensa del puerto de Buenaventura sobre nuestro litoral Pacífico.

Así pues, el nombre de “Tenerife” llega al Grupo “Berbeo” no como una decisión tomada con ligereza y el azar de una cualquiera de las páginas de la historia de la lucha emancipadora; sino precedido de una tradición artillera nacida bajo la espesa maraña de las selvas amazónicas y en el principal puerto colombiano sobre el litoral Pacífico.

Desde el año de 1948 ocupa sus cómodas instalaciones, que hoy en día son una combinación de arquitectura antigua y moderna, al final de la avenida que lleva también el nombre de Tenerife como muestra del aprecio opita, junto a la quebrada de Las Ceibas. Nombre este que la ciudad le dio al barrio que se extiende en los alrededores de los cuarteles artilleros.

A partir de la iniciación de la época nefasta de la violencia, en el año de 1948, el Batallón “Tenerife” ha sufrido el impacto crudo de ella. Y en su lucha para lograr el sentimiento de los violentos a la ley y el orden, sus hombres han operado persistente e incansablemente en los departamentos del Tolima, Huila y Caquetá.

En enero de 1953 cambia su denominación de Grupo “Tenerife” por el de Batallón de Artillería No. 6 “Tenerife”. Nombre que aún conserva, pero que con la creación de la Novena Brigada al final de la década del 60, cambia su denominación numérica por el 90.

En lo que respecta a la realización de operaciones para el restablecimiento y/o mantenimiento público, el Batallón “Tenerife” ha sido La unidad insignia de la artillería. Esto, entre otras razones se debe a que la violencia partidista azotó las tierras tolimenses y huilenses con crudeza, y especialmente a que las primeras culturas cuadrillas de las Farc aparecieron en su jurisdicción operacional, cuando se creía superada la primera violencia.

Nuestra unidad contraguerrillera insignia fue el eje central en la lucha contra las Farc – las cuales, desde su nacimiento, se expandieron en las dos cordilleras que delimitan el valle del río Magdalena en el departamento del Huila, pero sin lograr sus propósitos de denominación gracias a la acción de los hombres del •Tenerife” -. De otra parte, las actuaciones de la unidad en el sur del Tolima, Marquetalia, Pato y Guayabero lo han hecho ampliamente merecedor de la gratitud y admiración del pueblo huilense.

En los primeros años de la década de 1960 se dio comienzo pues a lo que se podría denominar la primera etapa de esta ardua lucha, la cual se extendió hasta 1970. En este período el “Tenerife”, se constituyo en la piedra angular para la conducción y desarrollo de exitosas operaciones militares que al mando de insignes jefes artilleros prácticamente acabaron las cuadrillas del área occidental. Cabe mencionar, por su trascendencia u éxitos logrados las operaciones ejecutadas en el área de Gaitana, Planadas, Marquetalia y Riochiquito. Otro tanto puede afirmarse de las acciones cumplidas en las regiones de Pato y Guayabero, con las cuales, desde el comienzo, se neutralizó la acción de la guerrilla.

Pero la unidad táctica no solo ha tenido que operar contra las Farc, sino que también realizó exitosas operaciones contra el M-19 desde que esta agrupación subversiva, hoy en día reintegrada a la vida civil, hizo su aparición en el sur del Huila en la década de 1980.

En esencia, el desvelo y la abnegación por el cumplimiento del deber de los oficiales, suboficiales y soldados de la Divisa Negra que han prestado sus servicios en ese altar de la Patria, está reflejado en la buena proporción de tranquilidad con que goza la tierra opita. Igualmente ha proporcionado la potencialidad para que dicha área entre en un definitivo proceso de pacificación. Sin embargo, el costo ha sido alto. Los artilleros conocemos el testimonio que elocuentemente brindan ante Colombia las cruces alineadas del cementerio Mayor Farid Londoño Calle, las cuales adornar las tumbas de un ejemplar puñado de hombres que hicieron realidad el lema “Deber antes que vida”

La actuación del “Tenerife”, en la historia del Huila y de la Patria, se describe con elocuencia al mencionar las condecoraciones con que ha sido galardonada su bandera de guerra. La Cruz de Boyacá, dos veces la medalla de “Servicios Distinguidos en Orden Público”, medalla “Santa Bárbara”, medalla “Orden de la Gaitana” otorgada por la gobernación del Huila y medalla “Diego de Ospina y Medinilla” conferida por la alcaldía de Neiva. Esta gama de condecoraciones habla por sí sola.

Finalmente, una de las muestras de gratitud y admiración que profesa el pueblo huilense por su Batallón “Tenerife”, es la costumbre de realizar cada año – en el casino de oficiales de la unidad- un almuerzo campestre durante el cual las candidatas al reinado nacional del bambuco hace gala de su gracia y hermosura bailando el Sanjuanero.
COMPARTIR

Calle 102 No 7-66 Usaquen "Canton Norte"
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
esart@ejercito.mil.co

Numero de visitas: 6.180