ESART

Batallón de Artillería No. 2 "La Popa"

Historia Unidades de Artillería

24 de agosto de 2017

De acuerdo a los registros históricos de las actuales unidades de Artillería es la de más vieja data. Fue creada el 27 de septiembre de 1876 por Decreto 1388, como Batallón de Artillería 12 bajo el comando del señor Coronel Enrique Mejía M., con sede en la población de Garrapata, Córdoba. Contando únicamente con los efectivos de una batería, en enero de 1877 se trasladó a Aguabonita y en marzo a Soledad donde en abril de este año fue declarada en receso.
Más adelante, en diciembre de 1887, el POPA reaparece en Cartagena con el número 16, comandado por el Coronel Pastor Méndez S., como unidad orgánica de la III División. En octubre de 1888, la unidad táctica fue organizada; el mando lo asumió el señor Coronel Miguel Dávila R., y sus dotaciones se aumentaron a cinco baterías cuyos comandantes fueron los siguientes Capitanes: José Ángel Calderón, José María Acosta, Alfredo París U., Genaro Sánchez P., y Fernando Vélez R. Contaba también el Batallón con una banda de músicos, y posteriormente le fue agregada una sexta batería. En Cartagena permaneció hasta junio de 1891, mes en que fue trasladado a Barranquilla siendo su comandante el señor Coronel Heriberto Vengoechea. Estando en Barranquilla, en enero de 1895, envió su sexta batería a Riohacha, y al mes siguiente toda la unidad fue traslada a Ocaña. En marzo del mismo año, se movió a Bucaramanga y en abril regresó a Barranquilla, ciudad en la que funcionó hasta julio de 1896, fecha en la que fue reorganizada como unidad de infantería con el número 19.

En abril de 1903 vuelve a organizarse la unidad de artillería en Cartagena con el número 3 y seis baterías. En febrero del año siguiente el batallón exceptuando la cuarta y quinta baterías, fue trasladado a San Luis. Dichas baterías fueron trasladadas así: una a Providencia al mando del señor Capitán Claudino Ceballos y la otra a San Andrés, al mando del señor Capitán Adonai Ordóñez. En 1097, con motivo de la reforma, el Popa fue declarado en receso.

Una vez finalizó el conflicto con el Perú, fueron organizados cuatro grupos de artillería mediante Decreto 354 del 17 de febrero de 1933. Entre dichos grupos se contempló el Popa al que se le fijó como guarnición Cartagena. Sin embargo, diversos inconvenientes retardaron sus instalaciones, la cual solo se logró hasta enero de 1934 en barranquilla. Para los cuarteles se destinó, en esta ciudad, el edificio de una antigua panadería, situado en las inmediaciones del barrio de Las Delicias (carrera 43, calle76). Para el casino de oficiales fue arrendada una vieja casona, también en la misma ciudad, en la esquina de las avenidas Olaya Herrera y Caracas (carrera 46, calle 53).

Para esta reaparición del Popa en la historia su planta de oficiales fue la siguiente: Comandante Teniente Coronel Tobías López M., Capitanes Álvaro González y Antonio Restrepo; Teniente José Félix Martínez S. y Subtenientes Gabriel Posada, Guillermo Padilla, Augusto Ruíz, Hernando Uribe, Jorge Peña Zalamea y Alberto Martínez. Cuatro meses después de su instalación oficial le fue incorporado el primer contingente de 134 soldados.

Entre 1934 y 1947 los comandantes del Popa fueron: Mayor Clodomiro Lozano Q., Mayor Enrique Pardo Echeverry, Teniente Coronel Delfín Torres Dúran, Mayor Luis E. Gaitán V., Teniente Coronel Clodomiro Lozano Q., Mayor Ricardo Bayona Posada, Mayor Gustavo Rojas Pinilla, Mayor Hernando Mora A., Mayor Miguel Ovalle Paz, Teniente Coronel Luis E. Gaitán V., Teniente Coronel Gonzalo Fajardo P., Mayor Alcides Marín P., Mayor Luis Jorge Lombana C., Teniente Coronel Julio Bernal, Mayor Daniel Amórtegui C., Capitán Cesar Augusto Cabrera Forero.

En junio de 1947, el batallón La Popa fue declarado en receso, con el fin de dar nacimiento a otras dos unidades tácticas del Arma. La plana mayor y la primera y segunda baterías pasaron a constituir el Grupo Bogotá de la Primera Brigada en Chiquinquirá. La tercera batería, al mando del Mayor César A. Cabrera, en febrero de 1948 fue destinada como base del Grupo Galán, el cual se estableció en el Socorro mediante Decreto 580 de este año.

En diciembre de 1949 fue nuevamente activada la unidad en Barranquilla al mando del Mayor César A. Cabrera, quien llevó de Paipa una batería, instalando sus cuarteles en La Isla 2 de los terrenos llamados La Loma, adyacentes al río Magdalena. Los cuales, en su mayoría, eran lodazales y matorrales espinosos que fueron desecados y limpiados al fin de un largo y arduo trabajo de desmonte y relleno. Allí funcionó hasta agosto de 1959, fecha en la cual nuevamente fue declarada en receso.

Durante esta cuarta etapa de vida 1949 a 1959, como queda indicado en el párrafo anterior sus comandantes fueron: Teniente Coronel Alberto Pedroza Toro, Mayor Luis Felipe Acosta Andrade, Teniente Coronel Alfonso Potòn Díaz, Teniente Coronel Jorge Peña Zalamea, Teniente Coronel Fernando Morales M., Teniente Coronel Alfredo Umaña Carrizosa, Teniente Coronel Luis A. Puentes Gómez, Teniente Coronel Feliz Martínez Santander y Mayor Jesús Santamaría Vargas.

Siete años más adelante, - el 14 de septiembre de 1966- mediante la disposición No. 7 del Comando del Ejército, el Batallón La Popa fue activado con sede en la ciudad de Montería. Según la directiva 035 del mismo comando, la activación del batallón se inició el 26 de octubre de dicho año con los siguientes oficiales: Teniente Coronel Efraín Bernal Ángel, Capitán Alfonso Garzón Castañeda, Capitán Álvaro Bonilla López, Subteniente Miguel Daza Pinzón, Subteniente Carlos Montoya Guzmán y Subteniente César Tarazona Guarín.


En septiembre de 1967, en Cartagena, fueron recibidos por el comandante del batallón y el señor Capitán Elisio Triana Melo, 12 obuses de 105Mms M-2 A-2 y 6 camiones del tipo Reo. El 17 de ese mes, el material fue trasladado a los cuarteles de la unidad. En el departamento de Córdoba, el Popa realizó importantes operaciones de contraguerrillas contra el naciente EPL en el área del Alto Sinú, sector geográfico, selvático, apartado y muy insalumbre. Muchos fueron los oficiales, suboficiales y soldados evacuados por estar gravemente enfermos con paludismo en sus diferentes modalidades; algunos no alcanzaron a salir y murieron de dicha enfermedad cumpliendo con su deber. Dichas operaciones se realizaron hasta enero de 1971, bajo los comandos de los señores Teniente Coroneles Efraín Bernal Ángel, Luis Guillermo Márquez Arias y Josué Leal Barrera. Mantuvieron al EPL presionado y aislado en un área incomunicada y apartada.

Pero el destino final del Popa no iba a ser el departamento de Córdoba. Atendiendo las innumerables peticiones del pueblo cesarense para contar con un batallón en el naciente departamento, y teniendo en cuenta la importancia estratégica que representaba contar con una unidad táctica de Artillería en cercanías a la frontera con Venezuela, distinguidos representantes de la sociedad vallenata hacen contactos directos con el alto mando militar. A mediados de 1967 una comisión presidida por el señor Mayor General Guillermo Pinzón Caicedo, Comandante del Ejército, viaja a Valledupar con el fin de analizar directamente la posibilidad de instalar allí el Batallón La Popa. En la capital Vallenata la comisión fue recibida por las principales autoridades civiles acompañadas por unos dignos representantes del pueblo cesarense como Armando Maestre, Rafael Montero, José Guillermo Castro y Clemente Quintero.

Mandos militares y cesarenses se desplazaron hasta los terrenos denominados El Coral escogidos por la Federación de algodoneros para donarlos al Ministerio de Defensa. Los terrenos fueron de buen recibo por parte de la comisión militar, dadas sus excelentes características. Más adelante, la donación fue protocolizada mediante la escritura pública 008 registrada en la Notaría del Circuito de Valledupar el 30 de diciembre de 1967.

En enero de 1968, el Comando del Ejército expide la Directiva 001 mediante la cual asigna la primera partida para iniciar las obras de construcción de los cuarteles por un valor de 1.0000.000. Y dispone, además, organizar una compañía de ingenieros militares con el fin de construir los nuevos cuarteles del Batallón La Popa en Valledupar.

El 9 de enero de 1971 el Teniente Coronel Hernán Hurtado Vallejo, - en ese entonces comandante del batallón-, hace el reconocimiento de vías y elabora un detallado planeamiento para mover la unidad táctica desde Montería hasta Valledupar. El plan se ejecutó en forma precisa y exitosa y el 31 del mismo mes y año cierra en Valledupar la última columna al mando del señor Subteniente Marcos Romero Lozano, dando así comienzo a la historia de esta prestigiosa unidad en el departamento del Cesar.

En Valledupar el batallón, como unidad orgánica de la Segunda Brigada, recibió la misión de brindar apoyo de fuego directo a la unidad operativa y mantener el orden interno en la jurisdicción asignada en el Cesar. Además segrega una batería de morteros de 120Mms y la destina en apoyo directo a la Fuerza de Tarea Rondón que había sido creada como parte de la cobertura en el noreste de la frontera con Venezuela. Esta batería cumplió dicha misión hasta abril de 1985, fecha en la que, por solicitud de la inspección del Ejército dirigida entonces por el señor Mayor General Oscar Botero Restrepo, revirtió a su unidad táctica.

A lo largo de los 26 años que han trascurrido desde que el Popa se acantonó en Valledupar, esta unidad ha tenido una decisiva influencia en el desarrollo del departamento y es apreciada por el pueblo vallenato debido a sus ejecutorias. Infortunadamente en los últimos años la acción de cuadrillas de la Farc y del ELN ha tenido un marcado incremento, especialmente en el campo del secuestro, el asesinato y la extorsión. Hechos que, a su vez, han producido la aparición de los mal llamados grupos paramilitares los cuales han incrementado los niveles de violencia. Hoy en día, la tradicional alegría del pueblo vallenato se aprecia herida por la incertidumbre y la tristeza que causa la violencia; sin embargo los hombres del Popa, fieles a sus deberes y haciendo gala de un especial espíritu de sacrificio, continúan aportando lo mejor de sí mismos para restablecer el orden y la tranquilidad que tanto desean y merecen los cesarenses.
COMPARTIR

Calle 102 No 7-66 Usaquen "Canton Norte"
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
esart@ejercito.mil.co

Numero de visitas: 6.174